Te Queremos Sano

IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS

IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS

Créditos fotografía: http://bit.ly/1P8xfuM

Dentro del cuidado que se proporciona a los niños, la administración de vacunas constituye un pilar fundamental para prevenir la aparición de enfermedades. El ser humano adquiere su inmunidad ante las infecciones de dos maneras:

  • Mediante inmunidad activa natural que es producida por la enfermedad.
  • Mediante inmunidad activa artificial que es lograda por la vacunación.

Las vacunaciones son el procedimiento médico que más ha contribuido a prevenir enfermedades, son uno de los pilares de la medicina preventiva. Mediante la inmunización se ha logrado la importante disminución de muchas enfermedades de la infancia como: viruela, difteria, tétanos, tosferina, poliomielitis, sarampión, rubéola y parotiditis. La hepatitis A y B y enfermedades bacterianas invasivas por Haemophilus influenza tipo b, Neumococo y Meningococo también se han disminuido gracias a las vacunaciones.

Es importante que el niño cumpla con todo el esquema de vacunaciones recomendado para garantizar la protección frente a enfermedades prevenibles. El cumplimento de los programas de vacunación ha producido una disminución representativa de la incidencia de enfermedades prevenibles por vacunación y su impacto en la salud pública, por eso es deber de los Estados proporcionar estas vacunas y mantener coberturas elevadas para garantizar la protección efectiva a la población.

El calendario de vacunación está sometido a condiciones cambiantes de cada niño, por tanto no puede ser rígido como ocurre cuando un niño no ha iniciado sus vacunaciones a la edad recomendada o no ha sido vacunado o no está suficientemente inmunizado, en estos casos hay que aplicar calendarios acelerados de vacunación y hay que tomar en cuenta que una dosis administrada es una dosis válida y que, por tanto, nunca hay que reiniciar esquemas de vacunación ni repetir dosis. No hay intervalos máximos entre las dosis de vacunas. Existe una edad mínima de administración de cada dosis de vacuna y una edad máxima para aplicar algunas vacunas. También existe un intervalo mínimo entre las dosis para cada vacuna. Por ningún motivo se debe negar una vacuna a un niño a no ser que tenga contraindicaciones verdaderas indicadas por un médico. La eficacia de los programas de vacunación masiva se demuestran con la erradicación de la viruela y la disminución de las infecciones prevenibles por vacunación.

francisco_bayas

Referencia:

Kliegman R., y Behrman R., Nelson Tratado de Pediatría, USA, E.l s.e.vier, 19° edición.

Lozano de la Torre M., y González Hachero F., Infectología Pediátrica, México, 8° edición.

Categoría Te Queremos Sano