Noticias

Adquisición de Angiógrafo

Adquisición de Angiógrafo

La mejoría continua en la calidad de la atención médica ha sido uno de los pilares más importantes del Hospital Axxis y, concordante con ello, es ahora un privilegio contar a partir del mes de mayo con el nuevo fluoroscopio. Este equipo está acorde con los incesantes avances técnicos y médicos en el área de la intervención mínimamente invasiva que ya es una realidad en Quito.

El equipo con el que contamos permite obtener imágenes con una definición de milímetros, en tiempo real y usando el principio de rayos X.

El término angiógrafo es comúnmente utilizado para referirse al fluoroscopio debido a que la gran mayoría de procedimientos que en él se realizan pueden permitir definir la luz de los vasos sanguíneos, ya sean venas o arterias, lo cual se logra mediante la inyección de medio de contraste que tiene como base el yodo, muy bien tolerado por la mayor parte de pacientes. Es precisamente este el motivo por el cual este instrumento ha permitido el vertiginoso desarrollo de la hemodinámica (estudio de la cinética sanguínea) y del intervencionismo cardiovascular (tratamiento de las enfermedades cardiacas y vasculares periféricas).

Las principales causas de muerte en nuestro país son las complicaciones cardiovasculares, concretamente el accidente cerebro vascular, infarto de miocardio y enfermedad arterial periférica y es precisamente estas entidades donde el intervencionismo ha demostrado su mayor beneficio.

Con el fluoroscopio, cardiólogos, radiólogos, neurólogos y electro fisiólogos intervencionistas podremos resolver de forma inmediata casos de infartos de miocardio, angina de pecho, arritmias cardiacas graves, disección y aneurisma aórtico, enfermedad arterial periférica, aneurismas intracraneales, malformaciones arteriovenosas, infartos cerebrales, corrección percutánea de cardiopatías congénitas y valvulares solo por mencionar algunos procedimientos.

Finalmente, lo que es realmente sobresaliente, es el menor riesgo de los procedimientos que en él se realizan y la mayor comodidad para el paciente al compararlo con el método quirúrgico tradicional, ya que al ser un procedimiento mínimamente invasivo que generalmente precisa únicamente de anestesia local, el paciente no requiere sino un breve periodo de recuperación, logrando en la mayor parte de los casos salir de alta a casa el mismo día de la intervención y reincorporarse a su actividades normales de inmediato.

Dr. Carlos López Aguilar

Cardiología Intervencionista

Categoría Noticias